La Calle de la Amargura – Arturo Ripsteim

27 Abr

Dos prostitutas de edad avanzada, casi fuera de carrera, matan por accidente a unos luchadores enanos y eventuales clientes. La calle de la amargura es un retrato de quienes se encuentran en el máximo límite de exclusión, las duplas de personajes se encuentran en la periferia del espacio marginal en el que transcurre el film y a su modo, los cuatro trabajan alquilando su cuerpo para sobrevivir en las condiciones más adversas posibles.

El film se destaca por la prolijidad del relato, una cuidadosa puesta en escena donde la iluminación adquiere un papel relevante, sobre todo en la preponderancia de las sombras y la oscuridad que se proyectan en la fotografía en blanco y negro y contribuyen a definir la atmósfera del film.

La circulación del dinero y las estrategias a las que puede recurrirse para conseguirlo es uno de los núcleos de la película, en la que se busca establecer una mirada distante donde no se justifica ni se condenan las acciones de los personajes. El retrato de la miseria es ofrecido en su complejidad de un modo impiadoso pero respetuoso de los personajes y su contexto.

Anuncios